Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Sábado, 7 de diciembre de 2019

Ya sabemos lo que pensaron en Brihuega los arquitectos reunidos para luchar contra la despoblación

El COACM presenta las conclusiones del I Encuentro de Colegios de Arquitectos de Zonas Despobladas
Un rincón de Selas, pueblo molinés con apenas 60 habitantes censados.
Actualizado 12 agosto 2019 09:03. Primera publicación 11 agosto 2019 22:11.
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

 Temas relacionados
En la primavera pasada tuvo lugar, en el Convento de San José de Brihuega, el primer encuentro de arquitectos de zonas despobladas, organizado por el Colegio de Arquitectos de Castilla-La Mancha, acerca de la despoblación y sus consecuencias sobre el patrimonio.

Los anfitriones fueron arquitectos expertos y representantes municipales y regionales comprometidos con el desarrollo y la protección del medio rural radicados en la comarca y provincia de Guadalajara y provincias limítrofes, pero acudieron muchos más expertos de otras zonas igualmente despobladas en la España vaciada, ha informado ahora la organización en nota de prensa.

La jornada técnica, en la que colaboraron entidades como ARQUIA, FADETA, ASEMAS, UNED Guadalajara, HNA, JCCM o la Diputación Provincial de Guadalajara, además del Ayuntamiento de Brihuega, estuvo destinada a analizar y debatir, en colaboración con arquitectos pertenecientes al resto de Colegios de la España Interior, el proceso de abandono del medio rural, un mal endémico que afecta a grandes zonas de la CEE y que están sufriendo un gran número de comarcas de Castilla La Mancha.

A través de este encuentro, el Colegio de Arquitectos de Castilla-La Mancha quiso sumarse a estas iniciativas con el objetivo de intercambiar experiencias profesionales sobre la protección del legado histórico de la arquitectura en estos entornos y reflexionar sobre modelos urbanísticos que favorezcan la búsqueda de nuevas oportunidades en zonas con riesgos de despoblación.

En el congreso se desarrollaron distintas ponencias y una mesa redonda, que se vieron complementadas por otras actividades. "Este trabajo conjunto se ha glosado en un documento de reflexiones y conclusiones que se deberían tener en cuenta si, entre todos, queremos revertir la tendencia de abandono del medio rural", afirma José Antonio Herce, presidente de la demarcación de Guadalajara del Colegio de Arquitectos de Castilla-La Mancha.

"Desde los organismos públicos e instituciones privadas, junto con las iniciativas particulares, debemos remar en la misma dirección para impulsar iniciativas que mejoren la situación de las zonas despobladas. COACM subraya que, de entre todas las conclusiones, quizá la fundamental es que la planificación territorial debe ser la base de una acción coordinada de todas las instituciones responsables, además de la agilización de los trámites en el entorno rural", añade Elena Guijarro, decana de COACM.

El documento final parte de las ocho premisas que los diferentes agentes sociales, liderados por los arquitectos en este caso, observan acerca de la realidad del mundo rural, y otras tantas soluciones que este colectivo propone para atajar la dura realidad.

En primer lugar, se ha observado que los modelos socio-económicos actuales propician la concentración de la población en lugares concretos, cada vez más congestionados, y desertizan grandes territorios. Por eso, la planificación territorial debe ser la base de la acción coordinada de todas las instituciones responsables, según se propone en el documento de conclusiones.

España afronta un proceso de pérdida de población en gran parte de su extensión que supera el ámbito de los territorios rurales de poca densidad. El estímulo de la emigración masiva y la construcción descontrolada, junto con el escaso interés por contrarrestar los desequilibrios territoriales y la falta de políticas de ordenación del territorio adecuadas, han propiciado que la despoblación, además de ser un problema demográfico, se convierta en una crisis de territorio, apuntan igualmente las conclusiones.

Esta crisis tiene un carácter no solo nacional sino que va más allá y pone en entredicho las políticas de crecimiento de los territorios desarrolladas hasta el momento. Las estrategias de inversión de recursos en estas zonas deberían tener en cuenta tanto a los pequeños municipios como las comarcas de su entorno, es decir, dichas estrategias deben ser vertebradoras del territorio. Por eso, las conclusiones del I Encuentro de Arquitectos de Zonas Despobladas proponen que la integración y vertebración territorial, tiene que asumirse como una clara apuesta por las infraestructuras y las nuevas tecnologías que conecten cada pequeño núcleo de población con todo un mundo en creciente globalización.

Durante años, el medio rural ha visto como se deterioraban sus dotaciones escolares, sanitarias, de transporte, ocio y de servicios. Es deber de todos su actualización y mantenimiento o, si fuera necesario, su rediseño para equiparar los servicios a disposición de los ciudadanos rurales con los de los ciudadanos urbanos.

Buena parte del urbanismo español debería redefinirse para dejar de ser un obstáculo en la implantación de pequeñas inversiones que puedan encontrar cabida en un vasto territorio que acoge al tres por ciento de la población española. Es imprescindible un urbanismo con una visión global del territorio y el paisaje, y una atención específica a la riqueza natural y patrimonial y a las carencias y necesidades de sus habitantes.

Por eso, los arquitectos determinaron que la solución pasa por acelerar la creación de figuras de planeamiento simplificado con mecanismos de tramitación específicos que permitan la agilización para la tramitación de licencias y actividades, y que a su vez incida más en el mantenimiento y la conservación de lo existente que en la expansión y la dispersión, dando respuesta a los problemas singulares que demandan los entornos en riesgo de abandono.

Este medio rural en grave riesgo de despoblación acoge a un porcentaje muy pequeño de la población pero afecta a una enorme franja de territorio la cual posee una parte muy importante de nuestro patrimonio natural, histórico y cultural que requiere de atención e inversiones para su conservación y recursos para convertirse en una herramienta de empleo en los ámbitos cultural, turístico y educativo, para poder generar ocupación para su mantenimiento.

En este sentido, el Encuentro apunta como otra de sus conclusiones que es preciso desarrollar una serie de medidas para consolidar puestos de trabajo en aquellos sectores profesionales que prestan sus servicios en el medio rural. Los factores de cercanía y proximidad deberían hacerse valer dentro de las políticas fiscales y de vivienda.

Por otro lado, apunta que es necesario asumir que la alimentación en una sociedad avanzada exige ser ecológica, segura y de circuito corto, lo que plantea grandes posibilidades para el medio rural. Pero a su vez, estas sociedades avanzadas deben aceptar el desafío que plantea la educación globalizada, el desarrollo cultural y los comportamientos sostenibles para mantener una salud física y mental individual y colectica, y deberían prestar una atención especial a todo aquello que solo el mundo rural puede aportar.

Así, en el Encuentro se apuntó que es necesario potenciar la identidad de lo local en un mundo global desde la redefinición de múltiples áreas de producción y consumo a partir de los mercados propios, dándole valor añadido a la industria de transformación-comercialización del sector primario local e integrar estas actividades con la gestión del patrimonio cultural y natural.

El sector de la construcción supone un alto porcentaje de la actividad económica de la España despoblada. Desde este punto de vista, el Encuentro ha dejado sentado que numerosos arquitectos se han especializado en la rehabilitación y en las intervenciones en entornos rurales y su trabajo ha trascendido hasta convertirse en dinamizador de estos territorios. La labor de estos y otros profesionales, implicados con el medio rural, debe ser reconocida y apoyada por los estamentos públicos, colegios profesionales y administraciones, y respaldada económicamente.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Provincia
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales