Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
El Tiempo Guadalajara Búsqueda por palabras Búsqueda por etiquetas Suscripción   
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Jueves, 18 de abril de 2019

Si te han robado el coche en Guadalajara puede que haya terminado en Polonia

Te contamos cómo operaba una banda de delincuentes que acaba de ser desmantelada
Material incautado a la banda de ladrones de coches, revendidos en Polonia.
Cae una red que robaba vehículos en Madrid y Guadalajara y los falsificaba para venderlos en Polonia. Tenían una nave en Cabanillas.
Actualizado 1 febrero 2019 12:34. Primera publicación 1 febrero 2019 12:33.
Comparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterAñadir a Google+Añadir a Linkedin+Compartir con Whatsapp ¿Algún error?Enviar por emailImprimir

 Temas relacionados
Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización especializada en el robo y falsificación de vehículos en Madrid y Guadalajara, según ha informado la Jefatura Superior de Policía de Madrid en un comunicado.

Una vez modificados, los turismos eran enviados a Polonia para su venta. Hay cuatro personas --de nacionalidad polaca-- detenidas y se han realizado dos registros en la localidad de Torrejón de Ardoz (Madrid) y en una nave de Cabanillas del Campo.

La investigación se inicio a finales del mes de abril de 2018, con el robo de un vehículo en el distrito madrileño de Hortaleza. Tras localizar y visualizar las cámaras de video-vigilancia existentes en la zona donde se produjo el hecho, se logró identificar al autor de la sustracción que resultó ser un hombre de nacionalidad polaca.

Igualmente, se averiguó que en las inmediaciones donde se había producido ese robo se había sustraído esa misma noche otro vehículo, tratándose de los mismos autores.

Por otro lado, se detectó un incremento del robo de vehículos de esa marca y modelo, coincidiendo varias circunstancias en todos ellos. Ante la posibilidad de que los responsables pudieran formar parte de un grupo organizado, se iniciaron vigilancias y seguimientos para identificar al resto de integrantes, así como el modus operandi empleado.

Los agentes comprobaron que los investigados acudían frecuentemente a empresas dedicadas a la compra-venta de vehículos siniestrados, donde adquirían a bajo coste coches siniestrados de imposible reparación, para de esta manera obtener su documentación original (permiso de circulación, ficha técnica y placas de matrícula).

Después localizaban un vehículo de la misma marca, modelo y antigüedad y lo sustraían para luego falsificarlo, haciéndolo pasar por el siniestrado como si hubiera sido reparado.

Los autores de los robos actuaban principalmente en el distrito madrileño de Hortaleza. Una vez sustraídos, trasladaban los vehículos hasta una urbanización de la provincia de Guadalajara para dejarlos "enfriar" y, finalmente, eran trasladados a una nave de Cabanillas del Campo, donde procedían a su completa falsificación.

Cuando el vehículo estaba preparado, un conductor viajaba a España desde Polonia para hacerse cargo del vehículo, siendo trasladado a aquel país por carretera. Ya en su destino, era matriculado como un vehículo importado y dado de baja en España.

La investigación culminó con la detención de tres personas en Cabanillas del Campo y otra en el distrito de Hortaleza (Madrid), con lo que se ha desarticulado esta organización de ciudadanos polacos dedicados al robo, falsificación y comercialización de vehículos de gama media, "actividad que les reportaba importantes beneficios económicos", según fuentes policiales.

Los principales cabecillas residían en Torrejón de Ardoz, donde ocultaban parte de la herramienta utilizada para los robos.

Además, se han realizado registros tanto en este inmueble como en la nave de Cabanillas del Campo, donde falsificaban los coches. 

La banda estaba bien organizada. Por una parte se encontraban los encargados de la sustracción de los vehículos; en otro escalón, los que realizaban la falsificación de los elementos identificativos así como de su documentación para ponerlos en circulación y, por último, los responsables de su transporte por carretera hasta Polonia.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Crónica negra
Lo que no debes perderte en Guadalajara...

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales