Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Página inicioFavoritos
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
La Crónica de Guadalajara
Martes, 11 de diciembre de 2018

Aquí están las mejores fotos del Corpus 2018 en Guadalajara

Sin lluvia y con muy agradable temperatura, la ciudad renovó la centenaria tradición por sus calles
Actualizado 7 junio 2018 12:53  
Compartir: Comparte esta noticia en Facebook Comparte esta noticia en Twitter Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   ¿Algún error?   |   Enviar  |   Comentar 0   

 Noticias relacionadas
 Estas han sido las alfombras del Corpus 2018 en la ciudad de Guadalajara
 Temas relacionados
En pocas ocasiones huelgan las palabras como el día del Corpus en Guadalajara. Es suficiente con echar un vistazo a las calles del centro de la ciudad para comprender que se repite una de las costumbres más queridas por los guadalajareños, quienes desde hace más de cinco siglos llevan al Santísimo en procesión, precedido por los trece miembros de la Cofradía de los Apóstoles, flanqueados estos por los niños que han hecho su primera comunión en las semanas previas.

El que lo desee, puede repasar lo vivido este año en nuestra amplia galería gráfica.

Y quien quiera bucear en la historia de esta tradición, aquí la tiene, según puede leerse en la web oficial del Ayuntamiento de Guadalajara:

La fiesta del Corpus Christi durante la época medieval, era muy distinta a la actual. Aparte de la exaltación de la Sagrada Forma, tenía un fin educativo, por lo que la procesión estaba repleta de representaciones alusivas a personajes bíblicos, santos... que enseñaban a través de la imagen los fundamentos de la fe cristiana, a un pueblo en su mayoría analfabeto.

Uno de los elementos más llamativos es el dragón, alusivo al demonio, que desfilaría próximo al carro que recreaba el Infierno, con individuos vestidos de negro y carmesí, que serían los pecados, junto a otros caracterizados como diablos. También había otro carruaje representando el Paraíso, con cuatro figurantes haciendo el papel de inocentes, con coronas de oropel, entre nubes hechas de piel de oveja. Otros carros mostraban mártires y santos, a través de intérpretes o pintados. Los Apóstoles ya eran muy importantes en esa época; caminaban cubiertos con una careta o “rostro”, precedidos por Cristo, haciendo referencia a la institución de la Eucaristía en la Última Cena. También se instalaban a lo largo del recorrido pequeños escenarios, donde se llevarían a cabo sencillas representaciones o danzas.

El día comenzaba con un repique general de campanas y el desplazamiento de las múltiples cofradías, desde parroquias, conventos... a la iglesia de Santa María, para asistir a la misa y la procesión.

El programa de actos lúdicos era muy importante, por lo que todo el mundo participaba de la fiesta, disfrutando de juegos, justas e incluso, seguramente, de sueltas de toros.

No hay duda de que en esta época la fiesta del Corpus Christi era la más importante del año en la ciudad. Las actividades comenzaban ya la víspera, con el traslado del dragón, gigantes y carruajes a la iglesia de Santa María, en alegre y bullicioso desfile.

Algo muy importante era la decoración y engalanamiento del recorrido, a través de ricas colgaduras, altares, guirnaldas, arcos, esparcimiento de plantas aromáticas etc., práctica cuya importancia viene ya de los siglos medievales.

Las diez iglesias parroquiales y catorce conventuales, repicaban sus campanas al alba para anunciar la fiesta grande. Entonces toda la ciudad se ponía en movimiento, participando en pleno, a través de los gremios, Cabildo de Curas, cofradías de las parroquias, órdenes religiosas...
Desde el siglo XVII uno de los elementos más importantes ha sido la custodia de plata, adquirida por el Cabildo, organizador de la fiesta. Sin la cual no se concebía la procesión.

El orden de la comitiva era muy estricto. La abrían los alguaciles, seguidos del pendón del Santísimo, luego venía la tarasca o dragón, órdenes religiosas, cofradías, comparsa de gigantes, Cabildo de Curas con sus cruces y estandartes, músicos y danzantes, Cofradía de los Apóstoles, custodia, dignidad eclesiástica bajo palio y la corporación municipal escoltada por los maceros.

Los actos festivos duraban varios días y consistían en corridas de toros, comedias, meriendas, juegos, torneos...

Después del barroco, la importancia social y esplendor visual del Corpus, va descendiendo poco a poco. Así los actos festivos se redujeron considerablemente y los religiosos se limitaron prácticamente a la procesión.

Tras el clima de anticlericalismo, que dominó el periodo de regencia de la reina María Cristina, el reinado de su hija Isabel II supuso una revitalización de este tipo de actos religiosos públicos, con la participación en ellos de las autoridades civiles, militares y corporaciones científicas, como símbolo del apoyo del poder a la institución eclesiástica. En Guadalajara, se produce en este momento la construcción de una nueva custodia; no se sabe que le sucedió a la antigua, pero probablemente fue requisada por las tropas francesas, en la Guerra de la Independencia. Su diseño corrió a cargo del arquitecto municipal, D. José María Guallart, según parámetros clasicistas; mientras que la elaboración corrió a cargo del platero madrileño José Ramírez de Arellano. El resultado fue una obra artística de magnífico porte, que pesaba 16 arrobas, es decir 184 kilos. La participación de los cadetes de la Academia de Ingenieros en la procesión, también la sumaba vistosidad. Otro detalle que caracterizaba el Corpus en esta época es el reparto de refrescos y aperitivos.

Posteriormente, la Revolución de 1868 y la I República cambiaron las tornas en cuanto al apoyo del poder a la Iglesia. En esos años, los representantes de las instituciones civiles y militares de la ciudad, no participaron en la procesión, con gran disgusto del Cabildo.

Con la restauración borbónica, se volvió de nuevo a potenciar la fiesta del Santísimo Sacramento. Incidiéndo en el adorno de la ciudad; incluso era obligatorio, para los vecinos de las calles por donde pasaba la comitiva, poner colgaduras en balcones y ventanas. En el vaivén político de aquella España convulsa volvió la República, acabando con ese pequeño renacimiento del Corpus.

Tras la Guerra Civil, tanto la organización de la celebración del Santísimo Sacramento, como la Cofradía de los Apóstoles, tuvieron que renacer casi desde cero. La carroza de la custodia y el Cristo habían desaparecido. Solo quedaban cinco hermanos, la mayoría de los trajes y caretas habían sido destruidos.

Todo ello hizo que, al reanudarse el Corpus, sufriera cambios significativos, como la renovación de estandartes, cruces, custodia... que ya no existían, y pasaron a ser más sencillos, más sobrios que los anteriores, la mayoría barrocos. Por otro lado la fisonomía de los Apóstoles también cambia; hasta 1922 vistieron albas blancas, que fueron trocadas por túnicas, las cuales también tuvieron entonces que hacerse de nuevo, por haberse perdido. El uso de las tradicionales caretas fue sustituido por barbas y pelucas postizas.

Otro aspecto que ha ido cambiando el aspecto visual del acto, es el uso de los niños de Primera Comunión de trajes hechos a propósito para ello. Aunque es un fenómeno que empieza antes de la Guerra Civil, es a partir de los años 40, según se va mejorando la situación económica, cuando se generaliza.


¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
La Crónica te aconseja...
Otros artículos de Reportajes
 Comentarios

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)
Título (obligatorio)
Nombre (obligatorio)
E-mail (obligatorio)
Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen inferior
     
  
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de lacronica.net y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Para el mejor funcionamiento de este servicio, La Crónica de Guadalajara se reserva el derecho de suprimir aquellos comentarios que pueda considerar inadecuados, especialmente los que sean susceptibles de vulnerar la legislación vigente y los que, en su sentido más amplio, entorpezcan su utilización por el resto de los lectores de acuerdo con las normas generales de convivencia.
La Crónica de Guadalajara declina toda responsabilidad respecto al contenido de los comentarios publicados, que es exclusiva de sus autores, y facilitará la identificación mediante IP o con cualquier otro medio técnico a su alcance si así le fuera requerido por la Autoridad competente.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.

Controlado por:   /  Quienes Somos  /  Autores  /  Publicidad  /  Contactar  /  Privacidad  /  Cookies  /    RSS  /  Agrupación de Medios Digitales